Errores de ciberseguridad más comunes

Errores de ciberseguridad más comunes

La ciberseguridad pasó de ser una sutil consideración a un factor de gran importancia para las grandes, medianas y pequeñas empresas. Sobre todo en esta era tecnológica donde a cada momento están saliendo nuevas amenazas cibernéticas que pueden ocasionarnos infinita cantidad de problemas e inconvenientes como el robo de identidad, filtración de información, estafas, etc. Debido a esto, también podemos adicionar otro tipo de consecuencias como la pérdida de reputación y confiabilidad por parte de los usuarios o una pérdida de peso en el mercado.

Pero la cosa no pinta tan mal, así como un montón de amenazas son lanzadas a la red también lo son nuevas formas de defendernos de ellas. Una de las principales razones por las que el aumento del cibercrimen ha crecido exponencialmente en los últimos años es porque los CEOS de las grandes empresas no creen que las suyas puedan ser víctima de un ataque o porque los usuarios no creen que su información es lo suficientemente valiosa como para ser víctimas. Si a este pensamiento colectivo le sumamos la expansión del mundo virtual, tenemos el medio perfecto para hacer de los ataques informáticos un trabajo bastante rentable y sencillo.

Todos los problemas pueden ser evitados formando una cultura de precaución en las personas y reduciendo los medios para que los ataques ocurran.

Aquí te mostramos algunos errores de ciberseguridad que puedes evitar:

CORREO ELECTRÓNICO SOSPECHOSO

Podríamos llamarlo el medio preferido de los atacantes. El correo electrónico siempre ha sido el medio perfecto para un ataque cibernético, con el paso de los años los atacantes solo han ido mejorando la apariencia de los mismos; haciéndolos parecer más confiables o legítimos. Sin embargo, aún existen ciertas características que pueden llegar a delatarlos:

“Los errores ortográficos, textos que parecen traducidos de otro idioma de manera automática, temas extraños como que has ganado millones de dólares o remitentes con direcciones aleatorias y dominios que nada tienen que ver con quien dice estar enviando el mensaje deberían ser razones más que suficientes para que saltaran nuestras alarmas”, señala Josep Albors, responsable de concienciación e investigación de ESET España.

La próxima vez que recibas un correo electrónico verifica si la persona que te lo ha enviado es la persona que dice ser, si se trata de algún servicio y te parece sospechoso, no accedas mediante los links en el correo, accede a la página de forma manual para verificar la información.

CONTRASEÑAS “DÉBILES”

Puede parecerte bastante tonto, lo sé. Aunque no lo creas, estudios realizados por empresas de seguridad confirman que, aún en estos tiempos, contraseñas como 1234 siguen siendo utilizadas por muchos usuarios a nivel mundial. Esto, sin duda alguna, aumentaría la posibilidad de ser víctima de un ciberataque, sobre todo si el uso de una contraseña débil es utilizado en muchos sitios de la red.

Te recomendamos que utilices contraseñas complejas y distintas en los sitios web que frecuentes, para que no seas parte de ese 80% de los usuarios que es víctima de un crimen informático sólo por utilizar una contraseña fácil de adivinar.  

NO ACTUALIZAR LOS DISPOSITIVOS

Es cierto que algunos usuarios son bastante responsables con respecto a las actualizaciones de software que piden los sistemas, pero la verdad es que la mayoría no lo es. Con el avance informático que se vislumbra hoy en día, el desarrollo y la mejora de sistemas es requerido para mejorar la experiencia de los usuarios.

Sin importar el dispositivo que utilices, todos en algún punto requieren la actualización del sistema, esto se hace para adicionar mejoras tanto en el sistema operativo como en las aplicaciones o también en soluciones de seguridad, el cual es nuestro tema en cuestión.

Por esta razón, asegúrate de mantener siempre la última versión disponible en cualquiera de tus dispositivos para así reducir la posibilidad de ser víctima de un ciberataque.

 

USUARIO “MALICIOSO”

Ya es un error que confiere más a las empresas, inclusive a las pymes. Mientras mayor productividad tenga la empresa, mayor será la información que esta maneje, por lo tanto la posibilidad de recuperarse luego de ciberataque puede resultar bastante difícil.

Toda la información que contenga la empresa, confidencial o no, puede irse por la borda si algún empleado negligente pierde información, se encuentra insatisfecho con la empresa y roba información o simplemente utiliza un USB infectado que puede dañar gran cantidad de datos importantes.

Los gastos en mantenimiento de seguridad de servidores y redes resulta una buena inversión a mediano-largo plazo de la que las empresas no se arrepentirán, así mismo, la concientización de los usuarios respecto al uso de las redes sociales con todas esas promociones de dudosa procedencia.

Todos estos errores pueden ser evitados si las empresas, grandes o pymes, empiezan a considerar la seguridad informática como un proceso y no como la compra de un simple antivirus o firewall y cuando los usuarios comunes empiecen a creer que su información no necesita ser ultra-confidencial para ser víctima de un ciberataque. 


AmebaGeek